Músicos tocando con violines y violonchelos temas de Los Jaivas y Víctor Jara rodeados de estudiantes y docentes, todos entusiasmados con la interpretación. Este es el ambiente que se produce con las denominadas “Pausas Musicales” con las que los monitores de la Orquesta Infantil de Independencia han recorrido diversos establecimientos de educación pública. Así, la semana pasada visitaron las escuelas Camilo Mori y Nueva Zelandia, junto con el Liceo Balmaceda. Este miércoles 20 de noviembre fue el turno de la sala cuna Sonrisitas, las salas cuna y jardines infantiles Balmaceda y Gabriela Mistral, junto con el jardín Estrellas de San José.

Esta novedosa iniciativa surgió como una respuesta desde el arte para dar un respiro a los niños, niñas y jóvenes, en medio de los procesos de transformaciones que estamos viviendo como sociedad, y que generan incertidumbre en ellos. La idea es utilizar el arte, en este caso la música, como una herramienta educativa que descomprima la tensión en el ambiente, que muchas veces los niños no pueden verbalizar.

Para el director de la Orquesta Infantil de Independencia, Cándido Fernández, esta experiencia busca “dar un ambiente diferente a los niños, que en medio de tanta violencia puedan sentir que aún hay momentos bonitos y que se sientan diferentes. Se trata de darles ánimos y cariño con lo que sabemos hacer”.

En tanto, Yenny Vargas, directora de la sala cuna y Jardín Infantil Gabriela Mistral destacó el efecto positivo de esta actividad en las y los párvulos como una experiencia que no habían tenido antes, en la cual estuvieron muy atentos, disfrutaron de la música y pudieron interactuar con los músicos conociendo nuevos instrumentos, texturas y sonidos.

“Es muy importante el acercar a los niños a distinto tipos de música; la música clásica enriquece los lenguajes artísticos de nuestros niños, dándoles nuevas oportunidades de aprendizaje no solo musical, sino que espacial entre otros aspectos”, explicó la directora.

La respuesta de las y los niños fue muy emotiva y participativa, desde aplaudir hasta cantar y bailar. Una vez terminada la presentación, varios se acercaron a los músicos para tocar los instrumentos, muchos de los cuales no conocían, sentir nuevas notas y conversar con los monitores.

La próxima semana, se espera continuar con el recorrido de las Pausas Musicales en los demás establecimientos públicos de la comuna.