Noticias

vih-1
Compartir
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Copas Menstruales o cómo promover la salud sexual y reproductiva

En una experiencia piloto la Municipalidad de Independencia, a través de Departamento de Administrativo de Educación Municipal, DAEM, adquirió 300 copas menstruales para sensibilizar sobre la salud menstrual. Esta acción se inscribe dentro del trabajo intersectorial con la Oficina de la Mujer de Independencia, la ordenanza municipal 2021 en materia de Salud Menstrual y del pronunciamiento del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) que invita a posicionar la menstruación como un tema de derechos humanos.

Estos dispositivos serán distribuidos entre estudiantes de 2° y 3° Medio de los Liceos Multigénero Dra. Eloísa Díaz, Gabriela Mistral, Presidente Balmaceda y San Francisco de Quito. Con ello, se busca aportar en la desmitificación de la salud menstrual.

Alejandra Castro Chávez, estudiante del 4° Medio A del Liceo Multigénero Dra. Eloísa Díaz Insunza, invitó a los cuerpos menstruantes presentes en la actividad a levantar las manos y a no ocultar más esta condición, por su origen natural. «La sociedad nos ha educado para esconder y ocultar nuestra menstruación, nos dice estás ‘con la regla’, ‘llegó Andrés’ o el más retrógrado de todos, ‘estás indispuesta’ ¡Guau! ¡Estoy muy dispuesta a vivir mi menstruación! Y la copa menstrual nos ayuda a esto ¡Ánimo! Existen otras alternativas», señaló.

La primera entrega se realizó en el marco de la Feria de Promoción de Salud Sexual y Reproductiva, que además contempló la entrega de material pedagógico para una educación sexual integral, la presentación de material audiovisual y la entrega de dispensadores de preservativos vaginales.

Este plan piloto también considera la realización de talleres de uso de las copitas menstruales por Mia Luna, empresa proveedora de los dispositivos, a los 2° y 3° medios de los liceos públicos de la comuna. Junto con ello, se hará un monitoreo y acompañamiento a quienes recibieron el dispositivo en cada uno de los liceos.

Una opción amigable con el medio ambiente

La promoción del uso de las copas menstruales es, además, una opción sustentable para dejar de generar residuos como toallas higiénicas o tampones.

Cada cuerpo menstruante utiliza y desecha en promedio 11 toallas higiénicas durante cada ciclo menstrual, generando 832 gramos de residuos sólidos al año y 8320 gramos en 10 años, que es el mismo período de vida útil de las copitas menstruales. Además, estas no absorben el flujo, sino que lo contienen, presentan menos posibilidades de causar alergias y son ecológicas, al reducir de manera importante los residuos sólidos por uso de compresas sanitarias.

Otras noticias