Consejos generales

  • Revisa que la parrilla se encuentra en buen estado, instalada sobre una superficie nivelada y protegida del viento.
  • Mantén alejado de la parrilla todo tipo de material inflamable, como paños de cocina, delantal, ropa, madera, entre otros.
  • Considera utensilios parrilleros con mango largo y guantes para evitar quemaduras.
  • Intenta cocinar siempre en espacios ventilados y mantén a los niños alejados de la parrilla.

Parrilla a carbón

  • Al encender el fuego, no uses alcohol o bencina porque es inflamable.
  • Mantén en un lugar de fácil acceso, un recipiente con agua o extintor para controlar el fuego.
  • Para mitigar la contaminación ambiental, no uses leña húmeda para prender el fuego.
  • Te recomendamos usar carbón que arroje la menor cantidad de chispas. Moja con agua las brasas o cenizas una vez que termines el asado.

Parrilla a gas

  • Asegúrate que posea el sello de calidad de la SEC. Antes de usarla, lee el manual del fabricante. Revisa que el flexible y el regulador de gas operen correctamente. Recuerda que el gas licuado es material inflamable, por lo tanto no debe ser expuesto al sol ni manipulado en lugares cerrados.
  • Si la parrilla no cuenta con encendedor automático, utiliza un fósforo largo, acércalo encendido al quemador y luego abre la llave de paso del gas.

Parrilla eléctrica

  • Verifica que la potencia del artefacto es compatible con la capacidad de la instalación eléctrica, a fin de evitar sobrecarga del sistema eléctrico.
  • Revisa que los enchufes y extensiones eléctricas estén en óptimas condiciones.
  • Asegúrate que las instalaciones eléctricas se encuentren lejos de zonas de acumulación de agua o zonas húmedas