Encargado de la Oficina de Migrantes de la Municipalidad de Independencia

La crisis de movilidad humana es un fenómeno global que se ha agudizado por los conflictos bélicos, políticos y medioambientales. Lo sucedido en Iquique dejó en evidencia múltiples falencias en las políticas públicas que han llevado a un desorden social en torno a la migración, y la crisis migratoria toca de manera particular a Independencia. Según los últimos datos del INE, el número de personas extranjeras residentes en Chile es de 1.462.103, siendo Independencia la segunda comuna con mayor cantidad de inmigrantes en la Región Metropolitana y la tercera a nivel nacional, después de Santiago y Antofagasta.  

Carlos Muñoz, Encargado de la Oficina de Migrantes de la Municipalidad de Independencia, analiza esta problemática a nivel local desde su experiencia y plantea que “las organizaciones internacionales, la sociedad civil, los gobiernos locales y regionales deben asumir un rol relevante en este problema. Los municipios ya han actuado supliendo los vacíos de gobernabilidad institucional y deben tener un rol preponderante en la acogida y resguardo de las personas. El gobierno central debe traspasar los recursos necesarios para esto”, dijo el experto en migración. 

¿De qué forma la crisis migratoria toca a Independencia? 

Una de las principales comunas de arribo es Independencia, ya que destaca como un lugar con acceso a todos los servicios en una atractiva zona de la Región Metropolitana. Con eso se genera una presión en términos de habitabilidad y muchos problemas. Se genera el hacinamiento, surgen dificultades de convivencia. Que no tienen que ver con temas de nacionalidad, sino con los estresores que genera vivir una situación tan compleja como esa. Por eso en nuestra comuna este tema es tan importante. 

¿Cuáles son las soluciones frente a esto en el corto plazo?

Deben generarse recursos desde el nivel central para que los municipios puedan asumir los procesos de inclusión. Fiscalizar los abusos del subarriendo, los problemas de habitabilidad y hacinamiento, fomentar el ingreso al comercio formal y en buenas condiciones son parte de las acciones que deben generarse lo antes posible. Para eso, los recursos deben venir desde el nivel central y pueden permitir a los municipios asumir los procesos de inclusión, buscando soluciones desde una perspectiva local. 

¿Cuál es el rol que cumple tanto la municipalidad, como la oficina de migrantes?

El municipio es el Estado más cercano a las personas, incluyendo a quienes vienen de afuera. El departamento de extranjería se ha alejado de lo local justamente cuando es necesario que se hagan acciones conjuntas. La municipalidad debe ser una canalizador de las ayudas y de las necesidades. Por ejemplo, la nueva ley migratoria incluye un consejo de política donde por primera vez se incluye a los gobiernos locales pero sólo con derecho a voz, no a voto. eso es una grave falencia. Son los municipios los que deben hacerse cargo de la población que llega a sus comunas. Si no podemos incidir en eso, es un problema serio. Necesitamos las herramientas para incidir en la construcción de las políticas nacionales y locales.