Fotografías, videos, objetos y reflexiones en torno a los estereotipos de género, son algunas de las piezas que se exhiben en el MAC y que son el resultado del plan piloto que se implementó entre julio y agosto en el Liceo Gabriela Mistral (LGM) con el programa educativo del museo que depende de la Facultad de Artes de la Universidad de Chile, EDUCAMAC. Esto fue posible, gracias a la alianza que existe entre el establecimiento y la Casa de Bello para fortalecer la educación pública desde dentro de la malla curricular

En la inauguración de la muestra, Francisco Brugnoli, reconocido arista audiovisual y director del MAC, reivindicó la recuperación de los espacios educativos como lugares de reflexión y expresión de arte, ofreciendo miradas particulares de la sociedad. “La educación pública es la que proporciona el Estado, es el lugar de encuentro de todos los componentes de la nación y la Universidad de Chile es parte de eso, por lo tanto, si no nos colaboramos entre nosotros, lo estamos haciendo muy mal. Por otra parte, el arte lo que hace es ampliar el imaginario desafiando las construcciones presentes, cuestionando el mundo que se nos presenta. El arte genera preguntas”, puntualizó.

Por su parte, Naomí Duarte, profesora de artes visuales del LGM, refrendó lo expresado por Brugnoli al recordar los comentarios de una alumna y un estudiantes quienes experimentaron sobre sí los agresivos comentarios de personas adultas sobre los roles preestablecidos para hombres y mujeres. “Me animó saber que ambos jóvenes lograron ver estos temas como problemas sociales relacionados con estereotipos de género. Me alegró saber que fueron capaces de compartir estos relatos, de escucharse y de aprender de manera colectiva”.

El Taller de Cuerpos Visibles e Invisibles se dirigió a los alumnos de los 4° Medios A y B del LGM en el marco de la asignatura de Artes visuales y contó con la colaboración de la docente de la Universidad de Chile, Katherine Ávalos. Su objetivo fue potenciar el pensamiento crítico, habilidades socioafectivas, colaborativas desde un enfoque de género y con valores de educación no sexista a través de imágenes, relatos y experiencias que fueron trabajadas en videos. Esta experiencia también fue replicada en el Liceo Bicentenario de Talagante, con quienes se comparte la sala de exhibición.