El Alcalde de Independencia, Gonzalo Durán, junto a Germán Codina, alcalde de Puente Alto, lideraron este miércoles 21 de agosto, un encuentro que reunió ediles de distintas localidades de Chile para resolver un conjunto de medidas, a propósito de lo que ellos catalogaron como «clasismo», por la forma en que el Gobierno central entrega recursos para seguridad en los gobiernos locales.

Terminado el encuentro, que se realizó en la Asociación Chilena de Municipalidades, dieron a conocer que ya en 2009, la prensa de la época señalaba que en la zona Oriente de Santiago había una dotación policial cuatro veces superior a la de otras comunas del Gran Santiago. «Es hora de que Carabineros transparente esta información para dar mayor tranquilidad a las vecinas y vecinos», pidieron.

Además, indicaron que desde 2017 que los municipios no cuentan desde el Estado central con un programa de seguridad que provea recursos y herramientas a los municipios de forma permanente. Por este motivo solicitaron al Gobierno de Chile la reposición de un programa de este tipo, como ha existido en los últimos 20 años.

Por otra parte los ediles exigieron a los presidentes de la Comisión de Seguridad ciudadana de la Cámara de Diputados y del Senado que estudien seriamente el proyecto que modifica la Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, que carecen de recursos frescos asignados.

«Valoramos la iniciativa de Gobierno de Chile de priorizar 33 barrios, pero es insuficiente para la realidad de penetración del narcotráfico en otros sectores. Solicitamos a la Subsecretaría de Prevención del Delito aumentar de 33 a 50 los barrios prioritarios», exigieron.

También hicieron hincapié en que éste no es un problema exclusivo de la Región Metropolitana, pues en distintas localidades, «aún las más apartadas el microtráfico y los robos son una realidad. Es necesario que exista un Plan Nacional de Seguridad que cubra la diversidad de necesidades de Chile», indicó el Alcalde Durán.

Por último, los alcaldes explicaron que el Estado de Chile cuenta con un instrumento que permitiría redistribuir y apoyar las comunas: el Fondo Común Municipal (FCM), haciendo hincapié en que es necesario que el Estado aumente los recursos que entrega este fondo, para contar con mayores recursos para seguridad.

«Finalmente hacemos un llamado a las instituciones del Estado de Chile a que adopte las medidas necesarias para evitar situaciones de desigualdad y centralismo en la distribución de los servicios. La seguridad es un bien que cuidar y es un derecho de todas las chilenas y chilenos», concluyó Durán.